viernes, 4 de noviembre de 2011

Maharajas Parte I



Hacia el año 1206 de la era cristiana, el Subcontinente Indio se encontraba sumido en guerras internas entre sus reinos, tanto en el norte como en el sur, lo cual los hizo vulnerables a los ataques del exterior. A partir del siglo XI, la inestable situación política de Asia Central y los rumores de las fabulosas riquezas del país alimentaron una nueva oleada de conquistadores turco musulmanes procedentes del noroeste.
De esta manera llega el Islam a la India trayendo consigo nuevas ideas sobre el arte, la arquitectura, la teología y la guerra, las cuales ejercieron un impacto duradero sobre la cultura y la historia del país. De todos estos invasores, fue Qutbuddin Aibak, quien en 1206 funda la primera de muchas dinastías musulmanas posteriores, conocidas en conjunto como el Sultanado de Delhi. Las luchas continuaron generando tanto reinos hindúes como musulmanes a lo largo y ancho del subcontinente.

Emperadores Mogoles
A pesar de la inestabilidad que asoló el país entre los siglos XIII y XV, se incorporaron nuevos métodos y tecnologías agrarias, de irrigación, administrativas y artesanales, muchas de ellas introducidas por los gobernantes musulmanes. En este período también floreció el comercio con Irán, los países árabes, el sureste asiático, China y Europa. Un historiador del s. XIV describió Delhi como la ciudad más grande del mundo islámico oriental. Las mezquitas, tumbas y los fuertes que erigieron los Sultanes de Delhi marcaron el comienzo de nuevos movimientos arquitectónicos y se desarrollaron diferentes estilos regionales que fusionaban elementos musulmanes e hinduístas en lugares como Ahmedabad, Mandu y los reinos musulmanes del Decán.
En 1526 llegó un gran cambio para la nación...la llegada del Imperio Mogol. Babur, un príncipe de Asia Central y brillante estratega militar, dirigió una incursión a la India, venció a los Lodi en la histórica batalla de Panipat y estableció los cimientos del Imperio Mogol. Aunque el reinado Mogol se vió brevemente interrumpido cuando Humayún, hijo de Babur, fue destronado por el jefe Afgano  Sher Shah Sur, en 1555, el mismo Humayún volvió a recuperar el trono. Fue Akbar, el hijo de Humayún, el encargado de consolidar y expandir el imperio Mogol.

El imperio mogol fue una dinastía poderosa e influyente. Hacia finales del año 1600 el emperador tenía una supremacía política sobre una población aproximada de 100 a 150 millones  de personas y 3.2 millones de kilómetros cuadrados de tierras sobre el subcontinente Indio. La grandeza del imperio sólo podía compararse en extensión a su contemporáneo, el emperador Ming en los comienzos de la China moderna.

Durante cerca de 170 años (1556 - 1719) los Mogoles mantuvieron una organización dinámica, centralizada y compleja que unificó reinos hindúes y musulmanes. Durante esa época, la sociedad Hindú de casi todas las regiones del subcontinente, a excepción del Sur del país, estaban preparadas para aceptar la autoridad de un gobernante Indo - Musulmán, ya fuese de origen extranjero o nacido en la India. Generaciones de reyes Hindúes, guerreros y sacerdotes, combatieron y perdieron, se rebelaron y fracasaron para finalmente aceptar el orden político musulmán. Castas guerreras como los Rajputs, los Marathas y los Tegulus reconocieron la legitimidad de los Mogoles a cambio de asegurarles su continuidad política en cada uno de sus reinos.



En el año 1707 muere Aurangzeb y el poder recayó sobre los hombros de una sucesión de emperadores Mogoles que carecían de las habilidades y recursos de sus predecesores. El imperio Mogol colapsó en 1739 cuando el Iraní Nadir Shah saqueó el tesoro imperial en Delhi y aunque la dinastía sobrevivió, realmente no tenían ningún poder.

La East India Company Británica llegó durante el reinado del Imperio Mogol, en el año 1600, con el único propósito de comercializar. Un siglo más tarde habían establecido sus puertos principales en Madrás, Calcutta y Bombay. Los siglos 18 y 19 presenciaron la metamorfosis de la East India Company de ser un ente comercial empresarial a convertirse en un poder político y territorial con el establecimiento del gobierno de la Corona Británica en la India. La posición y el estatus de los Maharajas cambió ante los nuevos gobernantes.
Continuará...





Ilustraciones
Lorena Mena

Fotografías
Lorena Mena

Artículos relacionados:



No hay comentarios.: